¿Cómo funciona la colaboración entre la cárcel del condado y ICE?

Aprenda cómo el gobierno pasó la Ley 285 (g) y cómo esto afecta directamente a la comunidad inmigrante

Sarah De Riseis

Sarah De Riseis

Abogada, especialista en Marketing Digital, Master Coach Ontológico y escritora

Durante los últimos años hemos sido testigo de las historias poca alentadoras que se tejen alrededor de la comunidad de inmigrantes en los Estados Unidos, situación que empeora por las constantes presiones del actual gobierno que desde 2017 se ha encargado de revivir el programa 287 g, con el objetivo de aplicar cargos y deportar a ciudadanos extranjeros. Ahora, ¿sabías que aún en medio de estas circunstancias puedes hacer valer tus derechos? El derecho a tener un abogado es fundamental en estos casos, aunque no se trata de un proceso nada sencillo. 

Cada vez son más los condados que se suman al polémico programa, que otorga facultades a las autoridades locales para que ejerzan funciones como agentes de migración en colaboración con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), en aras de “hacer cumplir” la Ley de Inmigración. Pero, ¿realmente es ese el objetivo? ¿No es esta una medida de presión para ciudadanos extranjeros? 

Para tener una idea de las dimensiones del programa 287 g es necesario aclarar que se corresponde con una iniciativa que se lleva a cabo de manera colaborativa con ICE.

Y si quieres saber más, te explicamos que ICE es la agencia de investigación más representativa perteneciente al Departamento de Seguridad Nacional de los EEUU. 

Por eso, saber cómo funciona esta medida es importante para que la comunidad de inmigrantes evite errores al momento de la detención. Guardar silencio, mantener la calma, evitar la firma de documentos y contactar inmediatamente un abogado son algunas de las sugerencias. 

¿A qué se refiere el programa 287 g? 

Este programa también conocido ley 287 – g forma parte de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de los Estados Unidos a través de la que el gobierno se permite dar autorización a las autoridades locales para que realicen sus funciones como si fueran funcionarios de inmigración, pudiendo incluso arrestar a ciudadanos extranjeros. 

El programa genera gran polémica porque la mayoría lo asume como una vía expresa para arrestar a quienes cumplen con el perfil para ser deportados sin tener en consideración sus cargos, algo que pone en riesgo el ejercicio de la justicia en el país. 

Muchos igualmente ven en esta ley una vía para incrementar la discriminación porque así como hay alguaciles y policías que han decidido no atacar el programa, existen otros que -valiéndose de su investidura- han arrestado a ciudadanos extranjeros por infracciones menores, esto con el propósito de deportarlos https://www.xavierlawfirm.com/inmigracion/deportacion

Bajo la administración Trump las políticas antiinmigración han estado a la orden del día. En cuanto al programa 287 g todo comenzó cuando el 25 de enero de 2017, el propio Trump firmó un decreto para que la Secretaría de Seguridad Nacional se encargara de ejercer presión para que las autoridades locales y estatales aceptaran la implementación del programa 287 g en colaboración con el ICE. 

Dicho programa funciona como si se trata de un contrato, ya que se debe implementar por medio de la firma de un acuerdo entre el ICE y el condado o la agencia de seguridad, dependiendo del caso. 

Posteriormente, es el gobierno federal el encargado de garantizar la formación de los agentes locales en temas de inmigración para que cumplan funciones en cada uno de los condados. 

Desde las cárceles, estos agentes se encargan de revisar documentos, constatar el estatus migratorio de los ciudadanos, corroborar si en otros oportunidades fue detenido y pueden, incluso, llevar a los ciudadanos a iniciar un proceso de deportación, lo que ha sido objeto de innumerables críticas. 

Puedes ver este video para mayor información:

https://www.youtube.com/watch?v=66YtESKjo6E

¿Qué hacer en caso de ser arrestado? 

Para nadie ha sido fácil ni será fácil ser inmigrante, menos en un país como Estados Unidos, no obstante, se trata de una comunidad que crece constantemente y que con frecuencia se enfrenta a situaciones difíciles sin saber cómo manejarlas. Por eso, en caso de ser arrestados es importante tener en consideración las siguientes recomendaciones: 

  • Lo principal es tomar datos del funcionario que ejecuta la detención. 
  • Aunque la persona se sienta extremadamente vulnerable no debe olvidar que está en todo el derecho de guardar silencio. 
  • También está en el derecho de pedir comunicarse con un abogado de inmigración. 
  • Una vez en contacto con el abogado, lo más recomendable es ser completamente transparente con el mismo, ya que dependiendo de eso éste podrá tomar decisiones acertadas que contribuyan a solventar la situación. 

Los arrestos no siempre se dan en la calle o estando en el trabajo. De hecho, es común que ICE se dirija directamente hasta los hogares para conseguir su cometido. En casos así lo ideal es que el ciudadano extranjero:  

  • Evite abrir la puerta de su hogar. 
  • Es fundamental solicitar la revisión del documento que formaliza la posible detención. Este documento debe llevar la rúbrica de un juez y tener sus datos personales escritos de manera correcta. Puede ocurrir que el documento tenga errores. Si es así, la persona implicada está en el derecho de no permitir la entrada del funcionario.
  • Tal como si la detención ocurriera fuera del hogar, hay que evitar hablar si aún no está presente un abogado que pueda representarlo. 
  • Bajo ninguna circunstancia la persona pueda dar datos como lugar de nacimiento, antecedentes o detalles sobre su entrada o salida de los Estados Unidos. 
  • En ningún momento firme documentos que no entienda. 
  • Tampoco es recomendable que ofrezca información sobre su estatus migratorio, puede ser contraproducente. 

¿Cuáles son los derechos? 

  • Todo dependerá de la realidad de cada condado y conocerla es importante para saber qué hacer, por ejemplo, en caso de que se le soliciten datos personales. Hay que recordar que el implicado está en todo el derecho de guardar silencio. 
  • Es probable que el ICE llegue a su casa, así que debe tener presente que no es obligatorio autorizar el ingreso a su hogar, pero en caso de que se trate de una situación más complicada como un delito grave, entonces será mejor que no se resista. Informarse al respecto es fundamental. 
  • Aunque la persona sea detenida por la policía, está en su derecho de contar con un abogado de inmigración que haya sido autorizado por el gobierno estadounidense. 
  • La situación cambia cuando la persona es arrestada por ICE porque, en contraste con el caso anterior, el gobierno de los EEUU no tiene la obligación de garantizar un abogado. 
  • Ya hemos dicho que la persona está en todo su derecho de guardar silencio, por lo que no es obligatorio que responda preguntas. Esto es diferente en caso de que el arresto se produzca en aeropuertos o zonas fronterizas. 

En general se sugiere que:   

  • La persona  esté en calma.
  • Que evite la resistencia u obstaculizar el trabajo de los funcionarios encargados del caso. Puede empeorar la situación. 
  • Evitar bajo cualquier circunstancia suministrar documentación que no sea real. 

“Saber cómo funciona esta medida es importante para que la comunidad de inmigrantes evite errores al momento de la detención. Guardar silencio, mantener la calma, evitar la firma de documentos y contactar inmediatamente un abogado son algunas de las sugerencias. “

¿Cuáles son las funciones del ICE? 

Tal como lo mencionamos al principio, el ICE es una agencia estadounidense que se encarga de detener y deportar a los ciudadanos inmigrantes que no cuentan con estatus migratorio legal. 

El ICE trabaja a través de la colaboración por parte de las cárceles locales que ofrecen la información para que la agencia conozca quiénes permanecen ilegalmente en el país, con el objetivo de dejarlos detenidos. Esto se hace sin tomar en consideración la fecha de liberación, ya que incluso sin cargos pueden mantenerse las detenciones. De ahí, que el método tenga detractores y no pare de generar polémica precisamente por considerarlo impopular y por usurpar funciones. 

Y es que como si se trata de una persecución, esta conocida agencia se encarga de rastrear a las personas para luego abordarlas directamente en los lugares de trabajo o en sus hogares. ¿No es esta una forma de persecución completamente injusta? ¿Se trata de una cacería?

Para tener una idea de la capacidad de esta política antiinmigración que se realiza entre el ICE y la cárcel del condado, durante 2018 se efectuaron más de 155.000 detenciones a ciudadanos inmigrantes que se encontraban en territorio estadounidense sin permiso legal. Al respecto, el ICE aseguró que más de 60% de los detenidos eran convictos. Pero la realidad es que no siempre pasa así y muchos son arrestados de manera injusta. 

Esa es la razón por la que medios de comunicación internacionales y estadounidenses han denunciado casos de abusos de todo tipo, especialmente contra indocumentados, lo que demuestra las actuaciones injustas de funcionarios de la agencia. 

Los menores de edad y las mujeres inmigrantes son los más vulnerables y, por eso, las denuncias de abusos sexuales en los centros de detención ICE no paran, lo que lleva a colocar en entredicho la verdadera actuación de la agencia sobre la comunidad de inmigrantes en Estados Unidos. Ahora, ¿por qué se da este tipo de tratos? ¿En las actuaciones del ICE impera la arbitrariedad? 

Las detenciones 

¿Qué documentación tiene el ICE para justificar estos arrestos? ¿Cuál es el aval? El ICE recibe una “orden administrativa” por parte del gobierno federal a través de la que obtiene el aval para llevar adelante los arrestos debido al “incumplimiento” de las leyes migratorias estadounidenses. 

¿El hecho de que ICE tenga un listado evita la detención de otros ciudadanos inmigrantes que encuentren  en operativos? No lo evita, puesto que la agencia tiene facultades para detener a quienes tengan estatus ilegal en el país aún cuando no sean parte de la lista. 

Ha pasado que muchas de las personas que se ofrecen a colaborar con el ICE también son arrestadas por alguna incongruencia, de ahí que lo mejor sea evitar tener contacto con los agentes porque eso puede generar problemas. 

Lo cierto es que más allá de las detenciones, el ICE busca las deportaciones de cada vez más ciudadanos inmigrantes. Con ese propósito, la agencia se encarga de hacer llegar cartas a quienes se encuentran en unidades familiares y que ya obtuvieron “órdenes finales” para que dejen los Estados Unidos. Estos ciudadanos son más propensos a ser arrestados en operativos. 

En caso de sospechar que un familiar ha sido detenido, los interesados pueden verificarlo a través de https://locator.ice.gov/odls/#/index

La Ley 287 (g) hoy 

Aunque muchos condados se han sumado al polémico programa 287 g, cuya política ha sido retomada por el actual gobierno de los Estados Unidos, desde 2017 se conocieron algunos casos de funcionarios policiales y alguaciles que se negaron a formar parte del proyecto por considerar la ley 287 g una política antiinmigración. 

Sin embargo, la idea de frenar esta política ha quedado prácticamente atrás debido a que durante 2019 se ha registrado un incremento significativo en el número de condados que han firmado el acuerdo de colaboración con el ICE. Entonces, ¿ha logrado el gobierno de Trump su cometido? ¿Qué papel juegan las deportaciones en todo este proceso? 

Expertos en temas migratorios y las propias dinámicas de detenciones, que se han vuelto constantes, permiten ver que se trata de una política que busca incrementar las deportaciones, más allá de una política de seguridad de Estado. De esta manera, el presidente Trump hace todo lo contrario a su antecesor, Barack Obama, quien durante su gestión se encargó de reducir las deportaciones incluso de ciudadanos extranjeros que fueran condenados por delitos graves. 

La realidad de 2019 es muy dura para las comunidades de inmigrantes en suelo estadounidense porque, aún cuando el programa 287 g se escuda en la necesidad de procesar a inmigrantes señalados por delitos graves, la verdad es que muchos inmigrantes han sido arrestados injustamente a través de este método de colaboración entre el ICE y cada uno de los condados. 

Para un inmigrante pasar por una situación como esta es muy difícil, tanto como lo es tener que empezar de nuevo en un país distinto al de origen. Las presiones contra las comunidades de inmigrantes no se detienen y todo indica que el objetivo es profundizarlas para lograr más deportaciones. 

Junto a este programa, muchas son las políticas que buscan detener el incremento de la población de inmigrantes en los Estados Unidos que -con el paso del tiempo se ha vuelto más vulnerable- y que requiere tener a su disposición la asesoría profesional adecuada para evitar mayores inconvenientes. 

Síganos en redes sociales

Contáctenos

Ya sea que usted, un conocido, o un familiar suyo necesite ayuda o asesoría en materia de inmigración, o quizás  sea víctima del sistema judicial, nosotros podemos y deseamos ayudarle. Recuerde:

Nuestra Misión es Protegerle